Soluciones para los divorcios

    En el mundo moderno es tristemente común que parejas se divorcien diariamente, esto con las consecuencias que todos conocemos, el trauma para los hijos, en ocasiones graves problemas legales que terminan con la aplicación de justicia sobre uno de los dos o, en casos más extremos, crímenes que empañan aún más el horizonte del futuro de los matrimonios y los divorcios en la sociedad. Son varios los enfoques para atender una temática tan compleja, de modo que trataremos de brindar algunas soluciones que van desde los consejos para salvaguardar la estabilidad emocional y psicológica de los hijos hasta algunas claves para terminar las cosas con buen pie y evitar que varios años juntos terminen en una enemistad cuando siempre se puede conservar algo, con educación y voluntad… sí se puede.

Soluciones para los divorcios

Soluciones para divorcios

 – Una conversación con todos los involucrados, juntos o por grupos, siempre es provechosa: Cuando hablamos de todos los involucrados esto incluye la nueva o nuevas parejas, ocasionalmente en plena separación resulta que hay nueva pareja para uno o ambos involucrados. Para que las cosas transcurran de la mejor manera, siempre es bueno sentarse los cuatro a conversar como adultos y tratar de que la ruptura no pase del asunto legal que corresponde. Aparte de los adultos, es conveniente que los padres se sienten con sus hijos a explicarles la situación y sobre todo, cuidado con esto, dejarlos hablar, expresarse, siempre tienen algo que decir y lo mínimo que se merecen es el derecho a expresarse luego de que una vida en familia se rompa sin que ellos tengan culpa de ello pero, por supuesto, que les afectará en sus vidas.

 – Sentarse ambos con los abogados y hablar claramente de los términos para el divorcio: Parecerá algo lógico para algunos pero justo la falta de este factor es lo que desencadena en graves problemas. Es normal que, cuando hay bienes o dinero en medio del divorcio, alguno de los cónyuges no esté del todo satisfecho con los términos que propone su contraparte, pero esto solo se puede tratar cuando no hay ninguna jugada oculta, los términos se leen juntos, cada uno de los miembros de la pareja y los abogados para, sentados, corregir o revisar lo que acuerden reformar.

 – Una reunión con familia y amigos para dar la noticia de manera madura es lo más conveniente: Esto evita habladurías, rumores y a la vez demuestra mucho respeto por esas personas que han compartido muchos momentos en la vida de la pareja. Normalmente en esta reunión deben asistir padrinos, suegros y las personas más cercanas de la pareja. Hablar un poco de la ruptura, dejando en claro que siempre seguirán siendo amigos, los padrinos, tíos, abuelos de los niños siempre podrán verlos, visitarlos o consentirlos es algo muy maduro y que salva la imagen de un matrimonio que ya no será tal pero que mantiene los lazos de amistad y respeto por todos a la vez que garantiza que sus hijos se vean afectados al mínimo por su decisión.

Soluciones para los divorcios

Consejos para los divorcios – Los problemas de infidelidad se tratan en pareja, en privado: Es importante entender que no es para nada inteligente gritar cosas feas de uno de los padres delante de los niños, no solo automáticamente se señala a un culpable, sino que en los meses y años posteriores a la separación los niños estarán en una situación psicológica delicada y recordar algo que ha realizado uno de sus padres puede desencadenar en ellos conductas agresivas o en contra de las normas morales de la familia y de la sociedad.

 – Más vale prevenir que lamentar: Se entiende que en muchas ocasiones, la decisión de divorciarse se toma porque ya no hay nada que hacer, nada que salvar en la relación pero es bueno revisar algunos puntos antes de tomar tan delicada decisión. En primer lugar asistir a terapia de parejas, normalmente en dichas terapias es donde ambos se dan cuenta de qué cosas molestaban a sus cónyuges y el nivel de tal molestia, además sirve mucho como método de catarsis para situaciones que explotan en casa o en la firma apresurada de una petición de divorcio. Luego, darse un tiempo sin terceras personas y sin separación apresurada, sencillamente tomar unas vacaciones por separado, hablar un poco con los suegros y la familia de los problemas que enfrentan, a veces la itnervención o consejo de los seres queridos afianza ese amor que se creía desgastado y logran salvar una relación. En tercer lugar pero no menos importante: Siéntense y piensen si de verdad vale la pena echar por la borda tantos años juntos, tantas vivencias, quizás un bello noviazgo por la debilidad de alguno de los dos o por algo que ocurrió. Si se trata de infidelidad piensen juntos si de verdad ese error vale más que una vida juntos y lo que sienten el uno por el otro, piensen en sus hijos, quizás lo más conveniente es darse una nueva oportunidad, empezar de cero y tratar de ser felices.

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *